—¿En qué piensas normalmente?
—En sexo.
—¿Dirías que ocupa la mayor parte de tus pensamientos?
—Una gran parte, como a todos. Hay un estudio sobre ello.
—Aham.
—Pero también mi mente está ocupada por pensamientos vacíos. Por análisis.
—¿Qué es un pensamiento vacío?
—Un pensamiento sin significado.
—¿Por ejemplo?
—El tacto es el protagonista.
Por eso hay que dejar de pensar y preguntar en futuro. Olvidamos el presente y se hace pasado. Algo efímero. Algo que no vuelve.
—Me gusta que destaques mis virtudes, pero aún más mis defectos.
—¿Por qué?
—Porque no quiero que me veas perfecto. Quiero que me veas a mí.
—La perfección no tiene por qué estar basada en un ideal.